​Cuando estas preguntas son contestadas, mucha gente entiende que el costo-beneficio compensa y opta por el seguro. Piense en cuánto usted ha gastado para comprar su coche. Ahora imagínese si era robado: ¿cuál sería su perjuicio? Cuando se tiene un seguro, en realidad no se tiene un gasto, sino unaLEER MAS >>